Saltar al contenido
Lorena S. Gimeno

[RESEÑA] Siempre hay un mañana ~Hotel Boonsboro #1~ (LIBRO)

A saber por qué, llevo tres o cuatro veranos con una ritual de lectura curioso: novelas de Nora Roberts. Y no es algo nuevo tampoco, allá por el 2010 empecé a leerme sus novelas de camino a la universidad y me enganché a sus historias. Así que este verano toca la trilogía del Hotel Boonsboro; y esta es mi reseña de Siempre hay un mañana.

Sinopsis

El histórico Hotel Boonsboro ha superado tiempos de guerra y paz, cambios de propietarios e incluso rumores de estar embrujado. Ahora, el hotel está experimentando una remodelación completa a manos de los tres hermanos Montgomery y su excéntrica madre.

La vida social de Beckett, arquitecto y el menor de los hermanos, se limita a hablar del trabajo mientras come pizza y bebe cerveza. Pero esta vez su atención no está centrada totalmente en las reformas: lo distrae una mujer, la misma a la que ha querido besar desde que tenía dieciséis años. Después de perder a su marido, Clare Brewster está centrada en sus tres niños y en llevar la librería del pueblo. Los hijos no le dejan tiempo para pensar en el amor, pero ella se siente fascinada por la transformación del viejo hotel que Beckett está llevando a cabo y querrá admirarlo de cerca… al edificio y al hombre que lo diseña.

La gran inauguración se acerca, y Beckett se complace en enseñar el hotel a Clare. Él muestra una habitación diferente cada vez que los dos encuentran un rato libre. Nunca hay una primera cita, pero estos momentos robados son el principio de algo que podría despertar un deseo secreto que duerme en el corazón independiente de Clare y que abre la puerta a la extraordinaria aventura de lo que viene después…

Premisa del libro

Un hotel en construcción, un hombre enamorado desde la adolescencia y una mujer con tres hijos que ha vuelto a su hogar tras la muerte de su marido militar. Esto junto a un fantasma que ronda por el hotel y un giro inesperado son la base de esta novela.

Sin embargo hay mucho más. Roberts suele hacer trilogías con tres parejas bastante marcadas. Lo siento si parece un spoiler, pero la gracia de las novelas románticas de esta autora no es el hecho de descubrir quién acabará con quién. La mejor forma de disfrutar de sus historias es con el desarrollo de las relaciones.

Y lo cierto es que los hermanos Montgomery me encantaron desde el principio. Hombres hechos y derechos con fuertes convicciones y ambiciones. La verdad es que en este caso Roberts me ganó con el hecho de que las novelas están en su mayoría desde el punto de vista masculino de las relaciones. Es decir, las mujeres son las co-protagonistas y tienen menos “páginas”.

Tres hombres, tres mujeres

Como he dicho, tenemos tres hombres y tres mujeres que se presentan en esta primera novela. Aunque acabas conociendo a fondo a Clare y Beckett (además de los hijos de ella), el resto de la familia Montgomery y las dos otras mujeres aparecen lo suficiente como para no opacar la historia de los protagonistas y además convertirse en entidades propias y empezar sus propias historias.

Beckett

El protagonista de la primera novela. Arquitecto y diseñador de interiores. La personalidad de Beckett no está marcada especialmente. Es un hombre honesto, amable y trabajador. Se puede pasar horas en el ordenador diseñando y luego ponerse los guantes y trabajar en la obra.

Está enamorado de Clare desde el instituto y, aunque creía que la había olvidado, al volver a encontrarse con ella descubrió que una llama dentro de él empezaba a arder con fuerza de nuevo.

Ryder

Protagonista de la tercera novela (lo sé porque estoy leyendo la segunda). Arisco, seco y un poco borde. Sincero a más no poder y claro en lo que quiere. Sin embargo, por lo general es “un buen tío”.

Su desarrollo en esta primera novela no es mucho. Solo se le ve como director de la construcción y consejero de su hermano.

Owen

El de los detalles, protagonista de la segunda novela. Minucioso y un poco tiquismiquis, siempre está de acá para allá como imagen de la empresa y contratista. Siempre lleva una lista de cosas que hacer y lo planifica todo hasta con demasiado tiempo.

En esta segunda novela no se desarrolla más allá de ver el trabajo que hace y su relación de amistad con Avery, amiga de la infancia de los tres y propietaria de la pizzería de La Plaza.

Clare

Se fue del pueblo como esposa de militar y, tras la muerte de su marido, ha vuelto a su hogar y ha montado una librería en La Plaza.

Está completamente centrada en sus hijos y no piensa que pueda volver a enamorarse de otro hombre. Es una mujer responsable, fuerte y cariñosa.

Avery

Dueña del Vesta, la pizzería de La Plaza. Amiga de la infancia de Clare y los Montgomery. Todo el orden que hay en su cocina desaparece en su vida privada.

Enérgica. Esa palabra la define por completo.

Esperanza

Aunque se presenta tarde en la primera novela, es una mujer de negocios especializada en la hostelería. Amiga de Avery y Clare que se traslada al pueblo por trabajo.

El fantasma y otros personajes

El fantasma del hotel es una mujer romántica a la que le gusta trastear en las vidas ajenas. Parece que agradece a los Montgomery que devuelvan el hotel a la vida y salda su deuda buscándoles pareja. Parece el misterio por resolver en la trilogía pero en la primera novela no se profundiza en el tema.

Además, desde los hijos de Clare a los perros de la familia Montgomery son personajes entrañables que cobran vida propia y forman parte de Boonsboro. Las dependientas de la librería, la madre de los tres hermanos, su tía, los empleados de Avery… Un pequeño mundo que envuelve la historia y la dota de realismo y naturalidad.

Detalles, recuentos de la vida y sensaciones

Lo más destacado de la novela es la naturalidad y descripción de situaciones y lugares. Relaciones que se desarrollan con naturalidad y pequeñas tramas secundarias que ayudan a completar la historia.

Hasta lo más irrelevante es importante y Roberts cuida estos detalles con mucho mimo.

Mi opinión como veterana de Roberts

En definitiva, Siempre hay un mañana es una buena novela para disfrutar de una historia romántica de recuentos de la vida. La historia es previsible pero se disfruta de los momentos que la hacen llegar a su clímax. Una visión rosa del romance típico americano cuyos personajes enamoran.

Como siempre, el disfrute está en su desarrollo. De forma que el final nunca decepciona y te quedas con buen sabor de boca.

La trilogía del Hotel Boonsboro

Para acabar, me gustaría compartir los enlaces a la venta de la trilogía. Por supuesto, están en español; pero me gustan las portadas originales. Se relacionan más con el contenido y la temática de las novelas.

Goodreads del autor

A %d blogueros les gusta esto: