Saltar al contenido
Lorena S. Gimeno

[RESEÑA] Octopath Traveler (videojuego)

Me gustan los videojuegos, eso es evidente. Sin embargo, no voy a reseñar este por eso. Voy a reseñar Octopath Traveler porque me ha parecido el videojuego más cercano a un libro que existe actualmente.

Y es que la búsqueda de buenas historias es mi prioridad cuando quiero entretenerme con un videojuego. Nada de mata-matas o historias simplistas. Así que con el tiempo me he llegado a encontrar verdaderas joyas como la saga Ni no kuni o este mismo, Octopath Traveler. Un libro animado y controlable que me ha dado 1000 horas de historias.

Ocho destinos que se entrelazan

La premisa de Octopath Traveler es sencilla: ocho personajes, ocho historias. Todas suceden en el reino de Orsterra y puedes jugarlas a tu ritmo.

Al principio del juego puedes leer la descripción de cada personaje y escoger con cuál vas a empezar. Cada uno se dedica a una cosa y tiene sus propias habilidades, pero la elección al final está en el gusto puesto que después se puede jugar la historia de todos los personajes. En mi caso, comencé con Therion, el ladrón (el penúltimo en la imagen).

Lo único en lo que afecta esta elección es en que este personaje deberá estar en el grupo de combate hasta terminar su historia.

Así pues, voy a hablar de las tramas de los personajes por orden de imagen (de izquierda a derecha), donde cada uno podría tener un libro propio.

Ophilia

Sierva de La Llama, la religión de se practica en el reino. Es la clériga del grupo y su historia es una de las que menos me ha llamado la atención, pero fundamental para el hilo conductor de la trama “oculta”.

Ophilia es una joven dulce y dedicada que por historias de la vida (no estoy aquí para hacer spoilers) se convierte en la encargada de llevar el ascua de la Llama Sagrada a varias iglesias del reino y proceder con el Prendimiento.

Este ritual otorga protección frente al mal al avivar las llamas de estas iglesias.

Cyrus

Erudito y profesor. Vive en la ciudad más estudiosa de Orsterra y se dedica a enseñar y estudiar durante todo el día. Es el “mago” del grupo y su historia comienza con el caso de un libro desaparecido.

Sencillo, simplista, pero este misterio lo lleva a continuar la búsqueda de otros libros robados a lo largo del reino así como descubrir los conocimientos ocultos de “Desde los lejanos confines del Infierno”, un libro que desapareció 15 años atrás.

De nuevo, el principio de la historia me pareció una excusa tonta pero con el tiempo resulta evidente su importancia. Además, Cyrus es un personaje que a la larga me ha llegado a gustar mucho tanto en personalidad como habilidades.

Tressa

Desde un principio, la historia de Tressa me gustó y enterneció. Es una joven mercader que vive con sus padres y trabaja en la tienda familiar.

Sin embargo, a razón de hacerse con el libro de un desconocido que viajó por toda Orsterra decide irse de cada y convertirse en mercader errante.

Así pues, en un mundo de magia y peligros, una joven se lanza a comerciar por el mundo y aprender de él. Y lo cierto es que todos y cada uno de sus capítulos me gustaron tanto en trama como en trasfondo.

Olberic

El que podría haber sido el protagonista de cualquier juego de rol. Guerrero sin igual, Olberic vive como mercenario en un pueblo perdido en la montaña. Diez años atrás perdió el reino por el que luchaba, donde era conocido como uno de los mayores guerreros de Cuernoburgo.

¿Por qué? Su mejor amigo y compañero traicionó al reino y mató al rey frente a sus ojos. Cuernoburgo desapareció, pero la pena y culpa de Olberic no.

Ahora, cuando ya no sabe por qué luchar, una nueva pista sobre el paradero de aquel de truncó su vida lo pone en marcha para encontrarlo y cobrarse venganza.

Primrose

La historia de Primrose está llena de dramatismo y venganza. Hija de una casa noble, fue testigo del asesinato de su padre a manos de tres hombres con cuervos tatuados. Ahora, después de años de búsqueda, comenzamos su historia en el momento en el que tiene la oportunidad de encontrarse cara a cara con uno de esos hombres después de convertirse en bailarina para un hombre que acosa sexualmente a sus trabajadoras.

Una historia cruel, llena de dudas morales y sacrificios, de recuerdos rotos y sentido del deber. Primrose es un personaje que te mantiene atenta a su historia, aunque a la hora de luchar no ha sido la que mejor me ha ido.

Alfyn

Alfyn tiene una historia similar a la de Tressa y también me ha gustado por su desarrollo y por su diferencia de las típicas historias de los juegos de fantasía y rol.

Cuando era pequeño, Alfyn estuvo a punto de morir. Sin embargo, un boticario ambulante lo salvó y desde ese momento el chico decidió convertirse en boticario también. Quería ser como aquel que lo salvó.

Ahora, un año después de la muerte de su madre, las dificultades de Alfyn para salvar una vida lo llevan a viajar por el reino para aprender y convertirse en un mejor boticario.

Altruista, sincero y divertido, Alfyn se encuentra en sus capítulos con muchas dudas morales sobre la vida, la muerte y la justicia. ¿Todo el mundo merece ser salvado? ¿Y si salvas a un asesino que luego mata otra gente?

Therion

Personalmente, mi favorito. Comencé el juego con este personaje por su descripción y carisma, luego me enamoré de su historia.

Therion es un ladrón que siempre busca un nuevo reto. Así que su primer capítulo nos lleva a una ciudad donde hay una casa noble con un gran tesoro que nadie puede robar.

Por supuesto, el orgullo de ladrón de Therion lo lleva a infiltrarse en la casa para hacerse con el tesoro. Sin embargo, terminará obligado a recuperar una serie de objetos para la familia noble, unos objetos que tienen el poder de destruir o salvar el mundo.

Y lo cierto es que no quiero destripar más, pero la historia del antihéroe con una queste clásica me ha enamorado.

H’aanit

Valiente, seca y seria, H’annit es aprendiz de cazadora y se dedica a hacer su trabajo junto con su leopardo de las nieves, Linde.

Su historia comienza el día en el que su maestro, Z’aanta, parte para eliminar una bestia que ha sesgado demasiadas vidas. Y, aunque H’annit no debería participar en la cacería, un año después de su marcha el lobo compañero de su maestro vuelve al poblado sin él. El deber de H’aanit: encontrar a su maestro.

Una historia llena de valentía y pensamiento saludable sobre la caza y la naturaleza. Con personajes interesantes y un desarrollo muy entretenido.

Cuatro capítulos parecen pocos

Pero si lo piensas son 32 capítulos de historia principal, más la enorme cantidad de misiones secundarias, desde las que te encuentras al principio hasta las que se abren al terminar las ocho historias.

Así, los cuatro capítulos de cada personaje por separado se hacen insuficientes, pero para nada cortos. Si disfrutas de las conversaciones y de la investigación, cada capítulo se alarga alrededor de una hora. Además, dependiendo de los personajes que lleves en cada capítulo las conversaciones opcionales cambian.

Y la verdad es que estas conversaciones pueden parecer banales, pero ayudan a completar el trasfondo de la historia y el reino. Algunos comentarios sacados de la nada pueden tener relevancia más adelante.

El hilo conductor

Por último, me gustaría hablar un poco de lo esencial en el juego. Y es que mucha gente dice que el juego es una conjunción de ocho historias sueltas que no tienen nada que ver.

Pero si atiendes a los detalles y juegas a las misiones secundarias poco a poco se crea un hilo conductor del que no voy a hablar. Porque es un spoiler grave, pero sí voy a decir que cada personaje completa una parte de algo mayor.

Jugabilidad y entretenimiento

Ahora toca hablar un poco de cómo se juega. Aunque hay mucho por contar sobre ello, pero voy a dedicarme a resumir lo que más me ha gustado.

El juego tiene un sistema clásico por turnos que se determinan según la velocidad de los personajes y enemigos. Tenemos ocho personajes, pero el grupo es de cuatro. Además, tenemos el “problema” de llevar obligatoriamente al personaje que escoges al principio, así que piensa bien a quién vas a llevar.

Así, cada personaje tiene su “trabajo” y habilidades, aunque al terminar el primer capítulo de todos puedes encontrar por el mundo santuarios (12 en total) que te permiten poner a cada personaje un trabajo secundario para ampliar habilidades y, sobre todo, el armamento.

Porque el sistema de combate lo requiere. Porque los enemigos tienen un escudo que hace que les hagas menos daño ano ser que los golpees con el elemento adecuado: seis armas y seis elementos diferentes tienes en el juego, así que a la hora de formar un equipo debes pensar en cubrir debilidades enemigar para ser más letal.

Además, se incluye en el sistema de combate la posibilidad de “impulsar” a los personajes. Si has jugado a Breavely Default o Bravely Second sabrás de qué hablo, pero no es exactamente igual. Cada turno los personajes tienen un impulso extra que les permite golpear más veces o con más fuerza. Sin embargo, al usar los impulsos al turno siguiente no acumulas. La verdad, es algo que me ha dado mucho juego y me ha permitido debatir estrategias de combate con mis compañeros de juegos.

La banda sonora

Lo cierto es que ahora mismo llevo el tema principal del juego como tono de llamada. Clásica, entretenida y épica, la banda sonora junto con los efectos sonoros y la posibilidad de tener las voces en japonés (frases sueltas, los diálogos son todo texto) han hecho que el juego pase de bueno a memorable.

Voy a pasar algunos meses pensando en este juego y echándolo de menos. Continuaré dándole vueltas a las estrategias de combate y esperaré que hagan un anime sobre este juego. Al fin y al cabo, es Square Enix y tiene la posibilidad. ¿Alguien se apunta para una petición?

A %d blogueros les gusta esto: