Saltar al contenido
Lorena S. Gimeno

[RESEÑA] La esperanza perfecta ~Hotel Boonsboro #3~ (LIBRO)

Llega el final. Mi verano Roberts llega a su fin hasta el año que viene. Y quiero despedirme de este romántico y sofocante periodo con la reseña de La esperanza perfecta. El colofón rosa que faltaba a la historia.

Sinopsis

Esperanza es la gerente del Hotel Boonsboro que Justine Montgomery y sus tres hijos, Beckett, Owen y Ryder, han restaurado con mucho esmero y buen gusto. Es la íntima amiga de Claire y Avery, y acaba de terminar una relación con Jonathan, el hijo del propietario del prestigioso hotel de Georgetown donde trabajaba antes. Estaba muy enamorada de él cuando le comunicó, sin previo aviso y total cinismo, su próximo matrimonio con una joven de clase alta. Ahora se ha volcado en su nuevo puesto, y nuevo hogar, y también en un trabajo de investigación: quiere averiguar quién era Lizzy, la joven enamorada cuyo fantasma se pasea por el hotel, dejando tras de sí un intenso olor a madreselva. Esperanza está feliz en Boonnsboro, feliz de haber dejado atrás su desgraciada historia con Jonathan, y encantada con su nuevo puesto y la compañía de sus dos amigas; pero algo falta en su vida… y los hermanos Montgomery son tres.

Premisa del libro

Los emparejamientos de los hermanos Montgomery llegan a su fin con esta tercera parte. Esta vez, Ryder será quien caiga en las manos de la fantasma celestina junto con Esperanza, la nueva gerente del hotel.

Las dos parejas anteriores siguen su curso natural (SPOILER: pareja, boda, hijos) del romance estadounidense propio de la novela rosa. Nora Roberts sigue muy a menudo este esquema y no hay sorpresa ninguna aquí.

Sin embargo, Esperanza y Ryder son cabezotas y sensatos. Así que no van a dejarse engañar por la descarada forma que tiene Lizzie, la fantasma, de juntarlos.

Tres hombres, tres mujeres

En las reseñas anteriores (libro 1, libro 2) ya hablé de los personajes, así que para no alargarme mucho ni meter demasiados avisos de spoiler voy a hablar únicamente de Ryder y Esperanza, los protagonistas de esta historia.

Ryder

Arisco, seco y un poco borde. Sincero a más no poder y claro en lo que quiere. Sin embargo, por lo general es “un buen tío”.

En esta tercera novela lo conocemos a fondo. Sobre todo, descubrimos su relación con sus hermanos, su madre y su perro. Bobo es el amigo perfecto y complemento ideal para descubrir lo mejor de Ryder.

En general, trabajo, trabajo y trabajo. Tiene algún que otro ligue pero últimamente lo saca de quicio cierta gerente con la que se besó en la fiesta de Fin de Año. Aún no sabe muy bien por qué lo hizo…

Esperanza

En esta tercera novela Esperanza cobra todo el protagonismo que no tuvo en las anteriores (donde era prácticamente un personaje secundario como Justine o el padre de Avery). Descubrimos sus problemas y ensoñaciones, su carácter y las ganas que tiene de crear algo que la haga olvidar el fracaso que supuso su relación con Jonathan.

Además, convive a diario con Lizzie la fantasma así que poco a poco empieza a trabajar con Owen para descubrir quién es, por qué esta ahí…

Detalles, recuentos de la vida y sensaciones

La cotidianidad se expresa en su máximo esplendor en esta última novela. El misterio del fantasma, el funcionamiento del hotel, la construcción del gimnasio al otro lado del aparcamiento… El día a día con Esperanza y Ryder es de lo más interesante.

En general, el libro transmite un aura de ternura continua que en momentos dados sube de todo a algo más excitante.

Mi opinión como veterana de Roberts

Por un lado quiero dar mi opinión sobre esta tercera novela. Así que sobre ella voy a decir que una trama me ha convencido casi del todo, y la otra no demasiado.

En general, la trama del fantasma nunca me convenció del todo. Es una historia típica que sirve únicamente como excusa para que en menos de un año tres hermanos encuentren pareja. Es decir, que lo sobrenatural ayuda en el amor y a cambio los protagonistas ayudan al fantasma.

Y en cuanto a la historia de Ryder y Esperanza, puedo decir que es la relación que más me ha gustado de las tres. La dinámica entre ambos y el desarrollo de su trama es la más interesante y ambos han conseguido enamorarme. En realidad, casi siempre los mejores personajes para mí son los de las terceras novelas y las primeras (lo siento por las segundas parejas de Roberts).

Sin embargo, el final me ha dejado un poco fría. Porque a la larga Roberts ha marcado el mismo compás para las tres parejas en vez de tratarlas de forma diferente. Aun así el final con las historias de Roberts siempre es lo de menos. Prefiero disfrutar de 200 páginas de emoción que de un final (unas 15 páginas) espectacular. Historias geniales con finales predecibles, así es Roberts.

Y con esto ahora hablo de la trilogía. No me voy a alargar mucho: me ha gustado mucho leerla. Voy a pensar a menudo en los seis protagonistas y en Boonsboro. La verdad, al descubrir que el hotel existe tengo ganas de hacerme un viaje.

Un viaje por Boonsboro

En realidad, La trilogía del Hotel Boonsboro me ha parecido una historia creada a partir de un lugar que enamoró a Roberts en su día. La página web del hotel enlaza con todas las localizaciones que salen en la novela y las habitaciones se pueden visitar con la tecnología 360º. La verdad, todas las ciudades deberían tener una trilogía así como promoción.

La trilogía del Hotel Boonsboro

Para acabar, me gustaría compartir los enlaces a la venta de la trilogía. Por supuesto, están en español; pero me gustan las portadas originales. Se relacionan más con el contenido y la temática de las novelas.

Goodreads del autor

A %d blogueros les gusta esto: