Saltar al contenido
Lorena S. Gimeno

Epístolas del recluso y la herida #17

Anteriormente en Epístolas del recluso y la herida

Han pasado cuatro años desde que Calista rompió aguas y Jean sale de la cárcel. Su hermano lo espera junto con una carta. Aún les queda mucho camino por recorrer…

7 del IX del año 5

Mi amado Jean:

Hoy sales de prisión y he pedido a Paul que vaya a buscarte y te entregue esta carta. Hoy mismo os venís los dos a casa conmigo, Lena, Lily y Julien. Sé que no nos hemos hablado ni escrito en todos estos años pero no he dejado de pensar en ti ni un solo día. Lily está muy ilusionada por conocer a su papá, pero no quiero hablarte mucho de ella porque Paul tiene todos los videos de ambos, Lily y Julien, y los podréis ver de camino. Sus primeras palabras, sus primeros pasos,… Lo que piensan de sus papás.

Lena me ha ayudado mucho y creo que he aprendido a ser una mujer fuerte. Lily es mi remanso de paz cuando Lena vuelve del trabajo y se encarga de Julien; es un niño muy travieso, pero nuestra Lily es una rechoncha calmada. No sé si conseguirás que deje de leer para hacerla correr por el jardín, la verdad.

Tengo muchas ganas de verte. Sé que te gustará nuestra casa. Vivimos en lo alto de una colina, con un precioso bosque detrás y un lago que en invierno se congela. Lily es un poco torpe pero le gusta patinar sobre el hielo. Es una niña muy sociable y tiene muchos amigos. Todas mis preocupaciones y preguntas se resuelven solas gracias a ella. Cuando sonríe, es como un sol en invierno y siento que puedo con todo.

No sé si me reconocerás ahora, o yo a ti, pero creo que ahora soy más alta y que te puedo besar la barbilla si me pongo de puntillas. Me he dejado el pelo más largo porque a Lily le gusta, no sé a ti. Ella también lo lleva largo y ha aprendido a hacerse trenzas, por lo que siempre vamos las dos con el pelo lleno de ellas y con coleteros de todos los colores.

Cuando recuerdo todo el miedo que tenía al llegar a este país, donde nadie me conocía, no puedo evitar reírme de mí misma. El idioma no es complicado y creo que te adaptarás tan rápido como yo. Lena ya ha buscado un buen trabajo para ti y creo que te gustará. Hace falta un buen carnicero en el pueblo y Paul, por supuesto, tiene un puesto esperándole en el hospital. Por mi parte… Creo que cuando Lily y Julien sean más mayores creo que quiero dedicarme a la enseñanza, o quizá me gustaría que tuviéramos otro hijo del que poder disfrutar los dos juntos. Lily y Julien no son hermanos, ni creo que se consideren así jamás. Lena me ha dicho más de una vez que, cuando no estamos nosotras cerca, Julien le dice que quiere casarse con Lily cuando sea mayor. Es tan adorable que me lo comería. Y el otro día le pregunté a Lily qué piensa de Julien pero me ignoró y me preguntó cosas sobre ti. Siempre me está preguntando sobre ti: sobre si te gustará que sepa vestirse sola, que sepa atarse los zapatos, que le guste la música alegre o que le guste leer cuentos de fantasía.

Tenemos una hija perfecta, aunque es un poco miope y ha empezado este año a llevar gafas. Pero sé que es muy responsable y no se le romperán. Cuando me pongo mala siempre me cuida y me prepara sopas con Lena. Y cuando ella se pone malita me dice que no me preocupe que ella es muy fuerte. Soy muy feliz. Seremos muy felices los tres, o cuatro, juntos.

Te añora y te quiere,

Calista

← Anterior: Capítulo 16 || OTRAS HISTORIAS Y LECTURAS→

A %d blogueros les gusta esto: