Saltar al contenido
Lorena S. Gimeno

Cortometraje con smartphone 18.- Maquillaje y vestuario

Tienes una historia, el equipo necesario, las personas necesarias pero… ¿No crees que te falta algo? En realidad, te faltan dos cosas de las que hablaré en los próximos dos posts: el maquillaje y vestuario; y las localizaciones.

Por supuesto, necesitas las localizaciones donde grabar. Sean casas, calles, bares… Pero si no tienes decidido un vestuario y un maquillaje para cada escena, lo vas a tener complicado después.

¿Por qué son tan importantes el maquillaje y el vestuario?

Seguramente te has fijado más de una vez en la ropa de los personajes de tus películas favoritas, sus peinados… Hasta el color de las uñas puede ser importante. Solo necesitas saber qué le hace falta al personaje para mostrarse por fuera tal y como es por dentro.

En las películas de terror de los ochenta, por ejemplo, los personajes tópicos estaban a la orden del día y se veía claramente en el vestuario y el maquillaje: que si la gótica, la animadora, el nerd… Todo esto es lo que quiero que tengas en mente a la hora de diseñar a tus personajes, aunque sin exagerar tanto.

Por ejemplo, podemos marcar la personalidad del personaje mediante peinados, maquillajes, cicatrices u otros complementos. Unos pendientes determinados, una pulsera que le recuerda aquel verano en la Toscana, la marca de cigarrillos que fumaba su padre… Hay una variedad ilimitada de detalles que pulir.

Además, el maquillaje y vestuario son el complemento perfecto del decorado y el set, de forma que la armonía o contraste de colores generen en el espectador ciertos sentimientos.

Por ejemplo, la serie Legion me llamó muchísimo la atención en cuanto a su fotografía y vestuario. Los colores siempre ayudan a las escenas para reforzarlas, y el mismo protagonista siempre concuerda con los escenarios que lo rodean. Casi sin darte cuenta, tus ojos te lo agradecen.

El maquillaje

En el cine en general, siempre hay algo de maquillaje. En menor o mayor medida; e incluso para diferentes usos.

Por ejemplo, para generar palidez, un ojo morado, la nariz roja por el frío… Todos estos efectos de maquillaje son necesarios. Incluso una persona recién levantada lleva algo de maquillaje para, por ejemplo, evitar brillos de los focos.

Después tenemos el maquillaje que estamos acostumbrados a ver por la calle. Pero incluso este tiene un significado en el cine. Por ejemplo, el marcar cómo se maquilla un personaje determinado puede mostrar si tiene una personalidad más o menos activa, escrupulosa o delicada.

Por último, el maquillaje fuera de la cara es otro factor a tener en cuenta. Uñas, tatuajes, heridas… Podría crear un curso propio sobre todas las facetas del maquillaje pero, como siempre recomiendo, si necesitas efectos especiales, heridas, moratones… Lo mejor es buscar un profesional, o un estudiante al que le interese aumentar currículum para darse a conocer.

El vestuario

Como ya he comentado más arriba, además de marcar el carácter, el vestuario ayuda a generar una atmósfera en la escena. No por nada hay un Óscar al mejor vestuario, y no lo dan únicamente a películas de época, donde este es uno de los elementos más importarntes para marcar la época en la que estamos.

Por ejemplo, en la película Animales fantásticos y dónde encontrarlos, utilizaron el vestuario como recurso para distinguir magos de nomag. Sin embargo, nunca dejaron de lado el estilo de vestuario de la época.

Sin ir más lejos, en la imagen de al lado tenemos a Newt Scamander con ropa propia de la época, pero de colores muy llamativos en comparación a los tonos oscuros y negruzcos de los humanos a su alrededor. Destaca sin desentonar; y esto pasa con todos los personajes.

Y no solo eso. El vestuario es un recurso que va más allá porque, en el cine, hay prendas de ropa que tienen historia propia. Como el mono amarillo de Kil Bill vol.1, un claro homenaje a Bruce Lee; o las cuatro vendas bien puestas que viste Leeloo al principio de El quinto elemento.

Colores

Además de la composición de los planos, los desenfoques y el atrezzo, el color es un mecanismo indispensable para meter al espectador en la historia y dejarlo embobado. Vamos a demostrar esto con una película conocida:

Tanto en la versión animada como en la versión real, La bella y la bestia juega a la vez con la armonía y el contraste para generar esa magia que nos conmueve.

En sí, la película entera es un contraste que se va fundiendo. El castillo y la bestia tienen colores fríos, azules, que poco a poco se entremezclan con los tonos amarillos y dorados de Bella y “la vida”.

En este plano en concreto (en realidad, un cartel) crea contraste entre los dos protagonistas, la luz y la oscuridad, y sin embargo no desentona ninguno. ¿Por qué?Fácil. Fíjate en el fondo: en su mayoría cálido, amarillento, a compás con ella. Sin embargo, si te fijas en los detalles podemos ver sombras azuladas e incluso detalles y luces azules como él.

Este baile de colores va mucho más allá a lo largo de la película; porque incluso en este plano los detalles bordados de la casaca de Bestia son dorados. Y el vestuario de bella al principio de la película es azul.

 

Piensa un rato en esto. Piensa en la armonía de colores. Dedícale un tiempo a si esa camiseta naranja encaja con el sofá rojo de la escena tal; o si le va a dar un golpe de color demasiado fuerte al espectador.

ARTÍCULO ANTERIOR: ENSAYOS Y PRUEBAS

PRÓXIMO ARTÍCULO: LOCALIZACIONES

A %d blogueros les gusta esto: