Saltar al contenido
Lorena S. Gimeno

Cortometraje con smartphone 4.- Completar el equipo de grabación (luces)

El sábado pasado hablamos de la grabación del sonido y cómo hacerte tu propio equipo de sonido de forma casi gratuita. Y hoy completamos el equipo de grabación con el apartado de luces.

Las luces (focos, reflectores y demás) son muy importantes a la hora de evitar demasiados claroscuros (que aunque sean intencionados deben tener un mínimo de trabajo de luces) o cambios de luz de un plano a otro; y te ayudarán a reforzar las escenas. Así pues, hoy te vamos a enseñar a usar lámparas, bombillas y materiales básicos para no tener que invertir en caros focos que a lo mejor no vuelves a usar.

Tipos de luces

Empezaremos con una breve explicación de los tipos de luces y a qué te ayudará cada una de ellas:

  • Luz blanca: La más irreal, pero te permitirá que los colores sean más parecidos entre los diferentes planos. No suele dar ningún efecto en especial pero combinado con un ambiente aséptico y limpio puede servirte para simular luces de quirófano o para aumentar la nitidez de un primerísimo primer plano / plano detalle.
  • Luz amarilla o natural: Un tipo de luz muy ambiental. Ayuda en las escenas cotidianas o cálidas; aunque de eso hablaremos más adelante. El tono amarillento de esta luz también puede servirte para simular la luz natural en exteriores.
  • Luz azul: Si bien no existen unas bombillas determinadas para este tipo de luz, los fluorescentes pueden servirte a la perfección. Ayuda a distanciar o reforzar sentimientos de vacío en la escena: enfermedad, depresión, noche,…

Como recomendación especial, y de cara al uso de los efectos de luz que vamos a explicar ahora, es preferible que compres luces LED que, aunque sean un poco más caras, calientan mucho menos y son menos peligrosas a la hora de añadir filtros.

Cómo crear efectos de luz

Ahora que ya sabes qué tipos de luces puedes usar, añadiremos a estos conocimientos algunos materiales baratos y/o caseros que pueden ayudarte a crear efectos de luz profesionales.

  • Difuminar luces: Sea porque las luces de la estancia crean demasiados brillos o porque quieres difuminar la luz, el papel vegetal es tu aliado en estos momentos. Y por eso mismo hemos recomendado el uso de luces LED; porque el papel arde con la temperatura (créenos cuando te decimos que a la hora de grabar te vas a achicarrar sea por la gente o por el equipo).
  • Crear reflejos: Con papel de plata y mucha pericia, puedes forrar un círculo de cartón de más o menos 70cm de diámetro y utilizarlo en puntos clave para crear reflejos o rellenar la luz de una escena sin enfocar las luces directamente. Esto te servirá para evitar brillos innecesarios y repartir la luz más uniformemente.
  • Formas en la luz: Con plástico duro (por ejemplo, salvamanteles o clasificadores) puedes crear formas para añadir efectos de luz. Por ejemplo, crear un cono y hacer que toda la luz de una bombilla se concentre en un solo punto para simular un haz de luz; o crear una rejilla o un panel de abeja para que la luz entre en escena creando hilos y simulando una persiana.
  • Luces de colores: En vez de invertir en bombillas de colores (que siempre pierden intensidad), puedes comprar clasificadores transparentes de colores y colocarlos frente a tus bombillas (a una distancia prudencial y con vigilancia), para crear luces rojas, verdes o rosadas. El límite está en tu imaginación.

Creando un foco profesional

Para finalizar este tema, vamos a darte un pequeño paso a paso que te permitirá tener un foco profesional (o semi) con filtros propios y accesorios. Recomendamos que lo hagas en tu tiempo libre y sin prisas.

Ingredientes

  • Bombillas y casquillo a juego. (Recomendamos que todas tengan el mismo tipo de rosca para poder usar diferentes tipos de luz en un mismo foco)
  • Cable de unos dos metros (o más)
  • Enchufe para corriente
  • Pantalla cuadrada o rectangular invertida (de forma que la parte más estrecha sea donde esté la bombilla)

Paso a paso

  1. Conecta el casquillo y el enchufe con el cable.
  2. Coloca la pantalla de forma que la parte más estrecha quede la más cercana al cable. De esta forma estás imitando un foco y no una lámpara.
  3. Mide la parte más ancha de la pantalla y crea filtros para encajar en ella. Hay muchas formas pero seguro que se te ocurre alguna otra: pinzas, cinta adhesiva, gomas,…

¿Y qué haces ahora con este foco sin pie y con un cable tan largo? Fácil. Puedes usarlo en pértigas (un palo de escoba) o colgar de cualquier sitio. Y cuando más pequeño sea, mejor. Podrás ponerlo en cualquier parte y llevarlo a cualquier sitio.

Por supuesto, este foco puede mejorar. Por ejemplo, añade un regulador al cable que te permitirá regular la intensidad de la luz. También puedes ponerle un ventilador silencioso para que se caliente lo menos posible.

ARTÍCULO ANTERIOR: COMPLETAR EL EQUIPO DE GRABACIÓN (AUDIO)

PRÓXIMO ARTÍCULO: CREANDO UNA HISTORIA ACORDE A TU PRESUPUESTO

A %d blogueros les gusta esto: